VESTIDO DE ZARA QUE HE BUSCADO Y BUSCADO….

Zara bohemio

Las que sois asiduas de Zara me entenderéis. Somos como una tribu, una gran familia, casi casi una religión que comparimos «referencias» de artículos, «disponibilidad en tienda», y demás conceptos zariles…pero sobre todo sabemos lo que pasa por nuestra cabeza cuando algo lo tienes que tener pase lo que pase. Pues bien, este vestido es una de esas prendas. Lo vi en temporada y me encantó, pero me puse tacaña y me negué a pagar los 70 euros que costaba….

Mi tacañería tuvo justo castigo cuando en #rebajas me he tenido que recorrer 9 zaras en busca del vestido ansiado. Si, no es un número al azar, he visitado 9 tiendas referencia en mano/móvil en busca de la señorita de turno encantadora y con ganas de trabajar (porque eso se ve a la legua) que metiera la «refe» (como decimos nosotras las nativas) en esa maquinita del infierno que ahora portan todas las dependientas de Zara. Todo ello rezando (si, rezando) cuando la respuesta que obtienes es: ¿qué talla?…Respuesta mía con cara de deseperación:¡ «la que sea»!…Y ella dice: «aparece dos «M»…Antes de que acabe la frase ya estoy reastreando la tienda, el probador, e incluso miro sospechosamente a las compradoras que llevan en el brazo sus adquisiciones…(confieso haber interrogado a alguna con cara de cordero degollado rollo «¿te lo vas a llevar?»)

 

Pero la solidaridad femenina existe chicas, si si, digan lo que digan ellos…Y cuando casi me había rendido me llama una de mis mejores amigas y me dice la frase mágica: «tranquila, lo tengo, y además es S»

Casi lloro, y mi marido más….Respiró aliviado, porque sabe cómo me pongo cuando no consigo la prenda deseada. Sabe que hay numerosas posibilidades de que pague el pato…

Se que a muchas os suena esta experiencia, para otras será japonés, pero yo me quedo con un sabor maravilloso de viva la amistad, ¡y con el vestido!

¡Un beso enorme!

 

Quizá te interese