PIEL RADIANTE CON TUS PROPIAS PLAQUETAS

 

Tenía muchas ganas de probar la Bioestimulación con plasma rico en plaquetas que la Dra. Eva García Hervías  de Lunik llevaba tiempo aconsejándome.
Os explico un poco: El plasma rico en plaquetas (PRP) se obtiene de forma similar a una analítica normal
. No penséis que es algo complicado. Se extrae un poco de sangre del propio paciente y a continuación se coloca en una máquina centrifugadora que se encarga de separar la sangre en varias partes.

 


 

Tras este sencillo procedimiento que se realiza en Lunik, la doctora mediante una cánula y sin dolor, va inyectando en las zonas que considera tras una valoración previa.

El plasma rico en plaquetas contiene abundantes factores de crecimiento, son sustancias que ayudan a que se regenere la zona que infiltramos llevando más nutrientes y aumentando  la proliferación de colágeno y la elastina, que dan consistencia a la piel.

Con esta técnica  se estimula la producción de elementos biológicos necesarios para reparar los tejidos.

¿Qué se consigue? aumentar la elasticidad, disminuir la flacidez, aumentar la luminosidad y disminuir las arrugas.

Las plaquetas liberan los factores de crecimiento que se encargan, fundamentalmente, de estimular la regeneración celular, aumentar la formación de nuevos vasos sanguíneos y producir nuevo tejido. Es decir, estos factores poseen una potentísima acción regeneradora allí donde se inyectan. La Dra. García Hervías lo aplica mediante cánula, como ya os he dicho, con lo que el daño es menor.

Me parece un complemento ideal si por os estáis haciendo algún láser por ejemplo.

Es perfecto para suavizar cicatrices o para la eliminación de arrugas finas, acelera la cicatrización,trata y previene la caída del cabello, favorece la consolidación de injertos de piel, así como la aplicación post-peeling. Como veis tiene varias aplicaciones.

Es una técnica segura ya que se emplea sangre del propio paciente, y como siempre os digo la bioestimulación con plasma rico en plaquetas debe ser aplicada por profesionales médicos y no es aconsejable durante el embarazo y la lactancia. Conviene hacerse tres sesiones al año. A parte de tener un efecto flash (por si tenéis algún evento especial en el que queréis estar maravillosos), es un tratamiento fabuloso para la salud de nuestra piel.

¡Os lo recomiendo 100%!

Quizá te interese