DE ESCAPADA AL NORTE DE ESPAÑA

Está la cosa como para dejarse asignaturas pendientes. A estas alturas de mi vida no me pienso dejar ni una. Así que nos hemos regalado una escapada a Cantabria, a Fuente Dé y su famoso, y vértigoso teleférico. La última vez que estuve me vine abajo (de puro miedo) y no pude disfrutarlo. Y esta vez he superado el miedo y no he dejado que nada me pusiera límites.

Subimos en el teleférico y bajamos andando. Casi tres horas de caminata dura pero preciosa, en libertad, sin mascarilla (ni gente). Os recomiendo la experiencia 100%. Y más después de los meses estos tan difíciles que hemos vivido todos.

El teleférico se inauguró en 1966, y en algo menos de cuatro minutos supera el desnivel de 753 metros que hay entre la estación de Fuente Dé, situada a 1.070 metros de altitud, y la del Cable, a 1.823 metros. Impresiona ¡pero compensa!

No os perdáis al bajar un buen cocido Lebaniego. Delicias gastronómicas de la zona, así como sus quesos y sobaos pasiegos 🤦🏽‍♀️

Llevo mallas y top verde de Born Living Yoga, y una camiseta básica de algodón de Primark. Y la cara de satisfacción tras lo que para mí, ha sido un gran reto.

Al día siguiente nos fuimos de excursión a Asturias. A penas una hora de coche para descubrir una de las playas más bonitas que he visto: la playa de Barro, en Llanes. Una hermosa playita de arena blanca y aguas cristalinas (sorprendentemente no estaba fría), que está protegida a ambos lados por dos islotes. Leí que es una playa «de una belleza serena», y estoy de acuerdo. Mirad:


Maravilla ¿eh?…Y es que da igual que estuviera nublado, pasamos un día de playa estupendo.

Tened a mano una sudadera gustosa en vuestras escapadas al norte, yo llevo una de MySulaFish que me vino genial, porque refrescó, con bikini de cuadrito Vichy de Bostar, y mi bolsa de hilo ecológico de Malababa 

Espero haberos dado ideas para vuestras escapadas ❤️

¡Cuidaros mucho!

Mery

Quizá te interese